jueves, 26 de julio de 2012

Diario de... Han Parker Cliff


Soy Han.
Han, “La Muerte”.
Me han dado ese apodo por ser el perseguidor más duro de todo Midgar.
Partimos de una premisa simple: Dos tíos con gran ego tienen coches rápidos, pero solo uno puede ser el mejor, así que compiten.
A veces, salen a la vez y el ganador es el primero en llegar a la meta. Cuando el circuito es demasiado difícil para eso, uno será el escapista, y otro será el cazador.
Y nunca es un circuito. Siempre es una carretera. Un tramo secundario, medio abandonado y mal conservado, oculto en lo más hondo de la placa.
Y siempre es difícil.
Yo persigo, o más bien, perseguía.
He hecho una pequeña fortuna en estas pequeñas apuestas, despojando a mis oponentes de su dinero y sus coches. Obligándolos a volver a casa a pie, llenos de rabia y sensación de derrota. He gastado una gran fortuna en perfeccionar mi propio coche.
Hasta que lo vendí, voluntariamente. Solo para conseguir las piezas del coche definitivo.
Muchas veces me he sentido como el guitarrista más rápido de Midgar, pero sé que no lo soy. Igual que sé que si soy el piloto más rápido de Midgar.
No importa el tipo de vehículo: Nadie ha sido capaz de atrapar al pájaro.
Cuando persigo, siempre recuerdo mi infancia. Recuerdo correr contra un amigo y perder. Ambos imaginábamos una situación que nos motivase a correr más y nos lanzábamos, cruzando la calle a la carrera, tan rápido como nuestras piernas y pulmones nos dejasen.
Siempre perdía. Me preguntó en que pensaba y le dije que me imaginaba perseguido por un lobo. El lobo más grande, oscuro, violento, terrible y hambriento que pudiera haber existido nunca, y viene a por mí.
Mi amigo se rió.
“Yo me lo imagino siendo yo el lobo”.
Mi amigo murió a los veintiuno, atropellado por un coche. Lo echo mucho de menos.
Yo era el lobo.
Por encima del miedo que te ataca en cada curva, en cada luz en el carril contrario, en cada cambio de rasante o en cada tramo sin visibilidad, existen fuerzas más fuertes que dominan a ese miedo. La ambición, la ira, el orgullo... El Hambre.
Ahora soy escapista.
Mi coche ya no es la muerte. Es el Pájaro. El Pájaro plateado de libertad.
Y nada puede atraparme. Me siento más vivo que nunca.
Sé que hay un lobo detrás de mí, pero no puede cogerme, y cada segundo... Cada paso sobre ese bosque imaginario, cubierto de nieve medio derretida, oscuro y lleno de negros árboles, es la plenitud de la vida misma.

En los últimos meses de mi vida, he colaborado con una célula terrorista. He encarado experimentos de Shin-Ra. Experimentos humanos. “Experimentos” a los que habré llamado alguna vez “amigo”.
He facilitado la huida de gente que ha cometido auténticas masacres. He causado el caos entre mis perseguidores, he provocado accidentes, y, simplemente, ignoro que habrá sido de la gente implicada. Si son civiles, lo siento. Pero no miro atrás.

No soy una buena persona, ni una mala persona. Simplemente soy rápido. Y solo tengo una vida.

Y la vida, es esa cosa que empieza a partir de las tres mil quinientas revoluciones por minuto y acaba con la muerte.  

5 comentarios:

Ukio sensei dijo...

Casi no he podido escribir nada desde que me mudé. Sin embargo, he tenido en mente algunos de estos pequeños discursos, solo para mantenerme "en juego".

Abro con el de Han. Si os gusta, comentadlo, y haced los vuestros. El tag es "Diario de"

Astaroth dijo...

He estado bastante liado con la carrera. Entre el Erasmus, y que ahora tengo la última asignatura de todas (antes de empezar el Proyecto) no he tenido mucho tiempo para completar ese relato pendiente, que sin embargo se encuentra lleno de ideas. Lo difícil es encontrar un hueco y ponerse a ello.

La idea de los diarios es muy buena, y espero ponerme con ello en breves. También tengo otros proyectos pendientes con Azoteas, pero eso para más adelante.

Skeith dijo...

Yo no he estado haciendo gran cosa, pero cada vez que me colocaba al teclado estaba a hacer otras veinte cosas diferentes. Sí me decía "tengo que pasar, que debo", pero parece que el post anterior al diario de Han sigue incompleto y no tenía claro el enlace, razón por la que esperaba.

Pero bueno, con lo del diario sí que se puede seguir, por hacer algo al menos. Y saludos a ambos dos, que hacía ya bastante tiempo que no pasaba.

Ukio sensei dijo...

Weeeh! Skeith is alive!! El diario de Han no es un relato para enlazar, pero habla con Ast y que te diga donde podrías hacer algo.

Must... Write!!!

Pero a partir del día 14. En unas horas me voy a Liverpool

Skeith dijo...

Buff... Harto del trabajo. Poco menos que deseando que tras el período de prueba (ha durado un mes y medio y acabará el 7 de Enero. Figuraos por qué encajarán tan bien esas fechas) me larguen para así no tener que largarme yo por mi cuenta. Hoy es la primera vez que paso desde esa destripada, lo que me duele bastante, para regocijo de mi desidia.

Iba a preguntar: ¿hay alguna manera de poder contactarnos unos a otros de forma sencilla y rápida, al margen de google+ (que no hace más que mandarme mensajes de posible gente que conozco y que NO conozco)?